El análisis del drama no es un terreno exclusivo del autor teatral. Actores y Director tienen mucho que aportar al momento de enfrentar el desafío de montar una obra y de conocer o re-conocer un texto. Asimismo, el pedagogo teatral, como facilitador y guía, tiene la facultad de conducir a sus alumnos hacia un pensamiento crítico y profundo acerca del contenido de la obra y del legado que su dramaturgo ha querido entregar.

Los puntos principales para ahondar en un texto teatral y llegar a su mejor comprensión, por ende, a una interpretación más sentida y a un montaje creativo y coherente, son los siguientes:

1.Premisa: Ya la habíamos definido como un punto de partida del autor, que refleja su visión personal del mundo. Esta máxima de trasfondo moral, debe enunciarse con verbos activos que marquen inmediatamente los dos polos de la acción (protagónico y antagónico), por ejemplo: “crea”, “conduce a”, “impide”, “genera”.

2.Situación: Responde a la pregunta: ¿de qué se trata la obra? Presenta los acontecimientos de una forma general.

3.Desenlace: Resolución de conflictos. En la estructura aristotélica, coincide con el final de la obra, pero no necesariamente es siempre así. Recordemos aquellas historias que parten con el desenlace (como las películas que se inician con el crimen, el resto de la trama lo constituye la aclaración de éste).

4.Escenario: Lugar físico donde transcurre la acción.

5.Condiciones de la Acción: Identificar a Protagonista y Antagonista, con sus respectivos objetivos y acciones dirigidas a cumplirlos.

6.Objetivos: Metas que cada personaje desea alcanzar. Un gran objetivo (súper-objetivo) tiene otros más pequeños que se van desprendiendo de él y cuya realización son pasos previos al alcance del objetivo principal.

7.Equilibrio Precario: Lo definimos como la situación de tensa calma que precede al desarrollo del conflicto.

8.Unidad de opuestos: Alude a la interdependencia entre protagonista y antagonista: cómo las acciones de uno repercuten en las del otro y cómo los objetivos de uno se contraponen radicalmente a los del otro.

9.Motivaciones: Necesidades que experimenta un personaje a partir de las cuales, el motor de la acción interna se traduce en un movimiento externo que busca satisfacer esa necesidad.

10.Punto de Ataque: Es el momento exacto del estallido del conflicto y de la ruptura del equilibrio precario: sospechas que se confirman, secretos que se develan, acciones que desenmascaran las verdaderas intenciones de un personaje.
11.Obstáculos: Problemas que dificultan el cumplimiento de los objetivos. Estos impedimentos pueden venir de parte de otros personajes (intencionalmente o no) o ser producto de factores externos y de las circunstancias dadas.

12.Sub-cuentos: Historias paralelas al nudo central, que complementan la trama y justifican la intervención de personajes secundarios. (Ej: las teleseries).

13.Transiciones: El paso de una emoción a otra (personaje). Ej: ilusión, amor, despecho. O de un estadio a otro (evolución de la acción) Ej: pobreza, riqueza, miseria.

14.Clímax: Es el punto de no retorno, el hito más alto de la curva ascendente del ritmo de la acción. Después de alcanzar el momento clímax, nada vuelve a ser como antes, dando origen a la creación de un nuevo orden.

Lo que finalmente concluimos es si se cumple o no la premisa del autor o los autores.
¿Quedó demostrada en la trama?
¿Quedó clara en la conducta de los personajes?
Como espectadores, ¿captamos el sentido más profundo que posee el ejercicio u obra?